Una nueva tecnología ofrece un tratamiento prometedor para la retinopatía isquémica

Una nueva tecnología ofrece un tratamiento prometedor para la retinopatía isquémica

Este artículo ha sido revisado de acuerdo con el proceso editorial y las políticas de Science X. Los editores han enfatizado los siguientes atributos al tiempo que garantizan la credibilidad del contenido:

hechos verificados

publicación revisada por pares

fuente confiable

releer


Contribución de TRAP1 al desarrollo de la retinopatía isquémica. (A) Esquema de los procedimientos experimentales de ratones OIR. B) Cuantificación del ARNm de TRAP1. C) Cuantificación de los niveles de proteína TRAP1. D) Tinción inmunohistoquímica de TRAP1 en retinas de ratón. E) Vasos sanguíneos retinianos normalizados en Trap1−/− RATÓN OSCURO. Crédito: ciencia avanzada (2023). DOI: 10.1002/advs.202302776

× cerca


Contribución de TRAP1 al desarrollo de la retinopatía isquémica. (A) Esquema de los procedimientos experimentales de ratones OIR. B) Cuantificación del ARNm de TRAP1. C) Cuantificación de los niveles de proteína TRAP1. D) Tinción inmunohistoquímica de TRAP1 en retinas de ratón. E) Vasos sanguíneos retinianos normalizados en Trap1−/− RATÓN OSCURO. Crédito: ciencia avanzada (2023). DOI: 10.1002/advs.202302776

El profesor Byoung Heon Kang y su equipo de investigación del Departamento de Ciencias Biológicas de la UNIST, en colaboración con el equipo del profesor Dong Ho Park del Hospital Universitario Nacional Kyungpook, han desarrollado una tecnología con potencial para tratar la retinopatía isquémica en bebés prematuros y pacientes diabéticos.

La retinopatía isquémica, caracterizada por la ruptura de la barrera hematorretiniana y el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos, a menudo provoca deterioro y pérdida de la visión. Los investigadores han identificado el papel fundamental de una chaperona mitocondrial llamada proteína 1 asociada al receptor del factor de necrosis tumoral (TRAP1) en la patogénesis de la retinopatía isquémica.

Mediante la ablación genética de Trap1 o el tratamiento con inhibidores de TRAP1 de molécula pequeña, como la mitoquinona (MitoQ) y SB-U015, el equipo de investigación atenuó con éxito las patologías retinianas en modelos de ratón que imitaban la retinopatía isquémica.

Este efecto terapéutico se atribuyó a la degradación proteolítica del factor 1α inducible por hipoxia (HIF1α), un factor de transcripción implicado en la ruptura de la barrera hematorretiniana y la neovascularización patológica. La degradación de HIF1α se vio facilitada por la apertura del poro de transición de permeabilidad mitocondrial y la activación de la proteasa calpaína-1 dependiente de calcio.

Los resultados de esta investigación se publican en ciencia avanzada.

Estos hallazgos abren nuevas posibilidades para tratamientos innovadores para la retinopatía isquémica, incluida la retinopatía del prematuro y la retinopatía diabética proliferativa. La tecnología se centra en atacar y regular el HIF1α aberrante y la activación mitocondrial en condiciones hipóxicas, proporcionando un enfoque transformador para abordar las causas subyacentes de las enfermedades de la retina. A diferencia de los métodos de tratamiento convencionales, esta tecnología se puede administrar fácilmente mediante medicamentos oftálmicos, lo que la hace accesible a una gama más amplia de pacientes.


La inhibición de TRAP1 desencadena la degradación de HIF1α dependiente de calcio/calpaína-1. Arriba está la imagen esquemática que muestra la degradación de HIF1α después de la inhibición de TRAP1. Crédito: ciencia avanzada (2023). DOI: 10.1002/advs.202302776

× cerca


La inhibición de TRAP1 desencadena la degradación de HIF1α dependiente de calcio/calpaína-1. Arriba está la imagen esquemática que muestra la degradación de HIF1α después de la inhibición de TRAP1. Crédito: ciencia avanzada (2023). DOI: 10.1002/advs.202302776

“La producción excesiva de factores angiogénicos en la retinopatía está estrechamente relacionada con las propiedades mitocondriales”, explica el profesor Kang. “Al suprimir la expresión de la proteína TRAP1, podemos mejorar la condición de la retinopatía”.

La sustancia terapéutica, actualmente desarrollada por Smartin Bio Inc., una startup fundada por el profesor Byoung Heon Kang, se encuentra en ensayos no clínicos.

El desarrollo exitoso de esta tecnología es muy prometedor para revolucionar el panorama terapéutico de la retinopatía isquémica, proporcionando una eficacia y una usabilidad excepcionales que superan las limitaciones de los tratamientos existentes. A medida que avanzan los ensayos clínicos y el desarrollo, esta innovación trae esperanzas de un futuro mejor para los pacientes que padecen retinopatía.

Más información:
So‐Yeon Kim et al, Dirigirse a la chaperona mitocondrial TRAP1 atenúa las patologías vasculares en la retinopatía isquémica, ciencia avanzada (2023). DOI: 10.1002/advs.202302776

Información de la revista:
ciencia avanzada

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *